Blog

Friday, 29 May 2015 00:00

Período Colonial

El Período Colonial debe considerarse como parte de esta secuencia, ya que si bien la conquista significó un cambio drástico en la forma de vida de los grupos mayas, tampoco fue su fin. Aparte de los efectos puramente bélicos, el mayor desastre fue el causado por las epidemias, que en muchas regiones redujeron la población a menos del 10% de sus habitantes originales. En el ámbito religioso, las poblaciones Mayas también fueron obligadas a cambiar creencias, lo cual nunca sucedió por completo, y gracias a muchas prácticas clandestinas, las creencias tradicionales han sobrevivido hasta nuestros días; eso sí, a través de procesos sincréticos que asimilaron muchos elementos cristianos. Sin embargo, esto no fue nuevo, ya que en tiempos prehispánicos fue muy común el asimilar deidades de otras regiones de Mesoamérica. La economía también se transformó considerablemente, aunque la base agrícola permaneció en las comunidades rurales y sigue siendo la forma de procurar el sustento diario. 

Al analizar estos 4,000 años de historia, la cultura Maya debe reconocerse como una de las más ancestrales de América y de todo el mundo. Es una herencia cultural que forma parte intrínseca de cada país, y que se expresa a través de los vestigios de sus ciudades, sus admirables obras de arte y las historias escritas con jeroglíficos, pero también en los elementos de su cultura que día a día forman parte de la vida cotidiana de quienes viven en esta privilegiada región. Es por esto que las expresiones culturales mayas se encuentran hoy en día a través de sus coloridos textiles y artesanías, su gastronomía y fiestas religiosas.

 

Published in Mundo Maya
Friday, 29 May 2015 00:00

Período Postclásico

El período Postclásico Temprano, definido entre 900 d.C. y 1,200 d.C., es de suma importancia, ya que simboliza la continuidad de la Civilización Maya después del colapso Clásico. Aparte de las Tierras Bajas del Norte no se conocen muchos sitios de esta época, seguramente por los efectos de muchas migraciones fuera del Petén. Sin embargo, no hay evidencia que hayan ocurrido movimientos masivos de personas en las Tierras Altas, lo que sugiere que las poblaciones mayas actuales son descendientes de los mismos grupos que se asentaron antes del Postclásico. En este aspecto hay que contextualizar a los sitios Mayas dentro del ámbito mesoamericano, porque el Postclásico Temprano es la época llamada “tolteca”, donde predominó un estilo artístico “internacional”, plasmado en arquitectura, cerámica y escultura. Sin embargo la palabra tolteca tiene un fuerte significado mitológico, ya que tula o tollan es el nombre del lugar de origen de muchos pueblos. Por lo tanto, esta influencia tolteca debe entenderse como un proceso similar a lo que sucedió con los Olmecas durante el Preclásico Medio y con los Teotihuacanos en el Clásico Temprano, y no como conquistas o migraciones provenientes de un solo lugar. De cualquier forma lo que es claro en este período es la desaparición del sistema monárquico del Clásico, el cual fue remplazado por gobiernos basados en confederaciones y/o concejos, donde el linaje fue la unidad básica de la organización sociopolítica. La concentración de poblaciones en las Tierras Altas del Norte se debió en gran parte al auge de la ruta comercial que rodeaba la península de Yucatán, transformando considerablemente los patrones económicos. Por ejemplo, es notorio que el jade decayó como elemento de lujo, el cual fue relativamente reemplazado por el oro, la turquesa y otros materiales provenientes del noroccidente de Mesoamérica. 

Finalmente, el Postclásico Tardío representa el último momento de la cultura Maya prehispánica, el cual inicia en 1,200 d.C. y termina con los diferentes procesos de conquista a lo largo de toda la región. Este período se caracteriza por la desaparición de los grandes estados territoriales en las Tierras Bajas, ya que el territorio se fragmentó en muchas provincias, regidas por capitales de menor escala. Al contrario, en las Tierras Altas se consolidaron entidades políticas fuertes, que lograron una expansión territorial sin precedentes, a tal grado que conquistaron e integraron varias etnias distintas bajo su control. Sin embargo, los conflictos entre estos grupos fueron aprovechados por los conquistadores como medio efectivo para su eventual derrota y dominación en el siglo XVI. Al mismo tiempo, los grupos Mayas de la Costa del Golfo gozaron de un período de prosperidad, gracias a su dominio de las rutas marítimas y al contacto directo que tuvieron con los aztecas. Es por ello que lograron enfrentar a los españoles con un alto grado de resistencia.

Published in Mundo Maya
Friday, 29 May 2015 00:00

Período Clásico

La transición del período Preclásico al Clásico en el siglo III d.C. posiblemente fue turbulenta en algunas regiones, ya que se caracteriza por el abandono de algunas de las ciudades más importantes, y hay evidencia de destrucción de esculturas y edificios. De cualquier forma, estos eventos dieron cabida al surgimiento de nuevas entidades políticas y al inicio de una nueva era en la historia Maya.

El período Clásico Temprano se define entre 250 y 600 d.C. Su inicio se caracteriza por la aparición de elementos importantes, en especial el uso extensivo de la escritura en las ciudades de las Tierras Bajas, que coincide con la desaparición de la misma en las Tierras Altas y Costa Pacífica. También se puede definir una tendencia general hacia el culto al gobernante como personificación del poder político. Este período también es marcado por las relaciones que existieron con la ciudad de Teotihuacán en el Altiplano Central de México, posiblemente poblada por grupos nahuas. Dado que esta ciudad fue mucho mayor que las ciudades mayas de ese tiempo, se ha considerado que Teotihuacán ejerció cierto grado de dominio en algunas áreas, debido a intereses comerciales. Aunque esto no se ha comprobado, si existió una fuerte influencia proveniente del altiplano mexicano en cuanto al uso de ciertos símbolos asociados a la guerra, así como otros aspectos meramente artísticos, que bien pudieron ser el resultado de relaciones económicas y políticas amigables. En el Clásico Temprano se tiene evidencia de la fundación de dinastías gobernantes en los principales sitios arqueológicos de las Tierras Bajas, y también se inician programas expansionistas en algunos de ellos, los cuales incluyen las primeras referencias directas a batallas y capturas de prisioneros.

El inicio del Clásico Tardío en el año 600 d.C. no constituye una diferencia significativa en relación al período anterior. En realidad hay un proceso continuo que gradualmente conllevó al máximo crecimiento demográfico de las Tierras Bajas, llegando a millones de habitantes. Esto se refleja porque cada ciudad se identificó con un símbolo, llamado "glifo emblema", y ha sido posible establecer los mapas políticos de la época según su distribución geográfica. A mediados del siglo VIII d.C., las Tierras Bajas Centrales experimentan una acelerada descentralización y fragmentación política que fue acompañada de un incremento en los conflictos, pero al mismo tiempo causó el máximo esplendor artístico en la historia Maya. Es en este momento cuando encontramos las expresiones más finas en cerámica policromada, arte lapidario en jade, pintura mural, arquitectura y escultura. Asimismo el desarrollo de la escritura alcanzó un grado de sofisticación que pocas civilizaciones en el mundo han logrado.

Este proceso culminó con el abandono rápido de algunas ciudades durante los últimos años del siglo VIII d.C., seguido por un proceso más gradual en otras. Este fenómeno, conocido como el “Colapso Maya”, resultó en el abandono casi total de todas las Tierras Bajas Centrales a inicios del siglo X d.C., y sus causas fueron la combinación de factores políticos y ambientales. A pesar que este abandono masivo es un evento casi único en la historia de la humanidad, de ninguna manera significó el “fin de los Mayas”, como muchas veces se ha malinterpretado. Al contrario, fue un proceso de transformación política, que se entiende mejor cuando se toma en cuenta la continuidad que se dio en el período Postclásico. Eso sí, no se puede negar que desaparecieron muchos de los “marcadores culturales” que distinguieron a los Mayas Clásicos, como lo es el uso extensivo de la escritura, la erección de estelas, y la elaboración de joyas de jade y vaso policromados. Por su naturaleza eminentemente política, el Colapso debe entenderse como el final de un sistema monárquico, por lo que todos esos elementos o marcadores también desaparecieron junto a los reyes, porque fueron herramientas que justificaban sus cargos. Ya sin reyes, no hubo necesidad de glorificar sus historias o contar con ostentosas ofrendas funerarias. Al contrario, las sociedades postclásicas fueron un tanto más eficientes al invertir menos en sus reyes, creando concejos para la toma de decisiones. La teoría principal es que gran parte de la población que abandonó las Tierras Bajas Centrales migró hacia el norte, donde se encontraban otros centros prósperos. En el caso de las Tierras Altas y la Costa Pacífica, no se sabe mucho de sus centros del Clásico Tardío, aunque si hay evidencia que muchos fueron abandonados.

Published in Mundo Maya
Friday, 29 May 2015 00:00

Período Preclásico

El período Preclásico Temprano indica el momento en que las sociedades mayas contaron con rasgos culturales propios que los distinguen de otros grupos mesoamericanos. Las sociedades son ya aldeas agrícolas sedentarias, por lo que aparece por primera vez la cerámica. En la Costa Pacífica este período inicia alrededor del año 1,800 a.C., pero en el resto del área Maya se define a partir del 1,000 o 1,200 a.C.

Es a principios del Preclásico Medio, alrededor del año 800 a.C., cuando aparecen las primeras sociedades complejas en el Área Maya, en la forma de cacicazgos o jefaturas. Estos asentamientos muestran indicios de una organización jerárquica, con la presencia de un dignatario que goza de privilegios, representado en las primeras muestras de arquitectura monumental y la presencia de objetos importados de alto valor, lo que refleja la existencia de redes de intercambio. En este momento los mayas establecieron una fuerte conexión con la civilización Olmeca que se desarrolló en la costa del Golfo de México, por lo que es común encontrar elementos iconográficos asociados a esta región. Es en este momento cuando aparecen las primeras expresiones de poder político en la forma de objetos de arte, en especial esculturas en piedra. El final de este período se ubica entre los años 400 y 300 a.C., que coincide con el abandono de los centros olmecas.

Inicialmente el período Preclásico se definió como un momento de formación previo a la Civilización Clásica Maya, tanto así que algunos investigadores prefieren el término Formativo. Sin embargo, hoy en día es indiscutible que la Civilización Maya ya se había desarrollado como tal durante el Preclásico Tardío, que abarca del año 300 a.C. hasta el 250 d.C. En este momento se encuentran centros monumentales que albergaron miles de personas, cuya arquitectura denota un alto grado de organización laboral. El uso del arte como medio de legitimación política alcanza un alto grado de desarrollo, tanto en las esculturas como en elementos arquitectónicos, y se inicia el uso de la escritura. La iconografía del Preclásico Tardío es altamente rica en símbolos, por lo que evidencia la existencia de sistemas religiosos institucionalizados que se basaron en narrativas mitológicas, para la elaboración de grandes ceremonias públicas. La gran cantidad de asentamientos de distintas escalas indica que la organización territorial ya es jerárquica, donde un centro mayor tiene dominio sobre otros menores a su alrededor. Por estas razones se ha llegado a formular que los sitios mayas de esta época corresponden a “estados tempranos”, donde el poder político no recaía totalmente en un solo gobernante, sino se encontraba distribuido en un sistema de naturaleza burocrática, formado por especialistas en distintas áreas.

Published in Mundo Maya
Friday, 29 May 2015 00:00

Período Arcaico o Precerámico

El desarrollo de la cultura Maya inició aproximadamente hace 5,000 años, cuando se calcula que se conformó el primer idioma, conocido como Proto-Maya. A partir de ese momento se ha establecido una cronología que permite ubicar los sitios arqueológicos en unidades temporales, para así interpretar los procesos sociales y políticos que se dieron hasta la conquista española en el siglo XVI. De esta manera se han definido tres grandes períodos: Preclásico, Clásico y Postclásico, cada uno con subdivisiones. El período colonial también debe considerarse como parte de este desarrollo que ha llevado hasta la actualidad.

El Arcaico o Precerámico, es un largo período que abarca entre los siglos VII y II a.C., el cual se puede definir como el momento en que se formó el grupo Maya en sí. Las poblaciones son bastante simples, con características semi-nómadas, que aprovecharon recursos silvestres mediante la recolección de plantas y la cacería de animales. Tomó varios siglos para que estas sociedades descubrieran la agricultura y la utilizaran como principal medio de subsistencia. Es por ello que se calcula que el maíz, frijol y las calabazas se empezaron a cultivar alrededor del año 3,500 a.C. Las herramientas son predominantemente de piedra y materiales perecederos, como canastas y tecomates o guajes.

Published in Mundo Maya