Joya de Cerén

  • Tags:
    Arqueología

El sitio arqueológico conocido como Joya de Cerén es sin dudas el más importante de El Salvador, ya que en 1993 fue nombrado Patrimonio Mundial por UNESCO. Este es un pequeño sitio residencial del período Clásico, ubicado a solo 3 km al noreste de San Andrés, por lo que formó parte de la población de este último. La relevancia de Joya de Cerén es que el sitio fue enterrado por la erupción del Volcán Loma Caldera alrededor del año 650 d.C., por lo que ha sido llamado la «Pompeya de América». Sus estructuras hechas de barro y bajareque fueron cubiertas por más de 6 m de ceniza volcánica, aunque se encontraron vacías, ya que la población tuvo tiempo de abandonar la zona ante las señales de una inminente erupción. No obstante, el abandono fue rápido y dejaron todas sus pertenencias en su lugar. El sitio fue descubierto de manera fortuita en el año 1976 durante la construcción de unos silos, e investigado desde 1978 hasta la actualidad. Muchos materiales orgánicos y perecederos, que no se conservan en condiciones normales, se carbonizaron y dejaron sus huellas dentro de la ceniza, por lo que han sido rellenadas con yeso para poder analizarse y exhibirse. Además, se han descubierto campos enteros de cultivo, también soterrados por la ceniza, y localizados a inmediaciones de las viviendas y otras estructuras asociadas. Hasta el momento se han identificado 11 estructuras distribuidas en cuatro áreas o grupos, todas orientadas a 30° NE.

El Área 1 incluye las estructuras 1, 6, 10, 11 y 12; el Área 2 contiene las estructuras 2, 7 y 9; y las estructuras 3 y 4 conforman cada una un área separada. Las estructuras 1 y 2 cuentan con banquetas, por lo que se han interpretado como dormitorios. La Estructura 3 es la de mayor tamaño; cuenta con una plataforma basal y dos cámaras, una de las cuales tiene dos banquetas. Se ha interpretado como casa comunal o como una residencia de la élite, lo que también puede ser aplicado a la Estructura 13, de características similares. La estructura 6 es una de tres bodegas, las cuales se caracterizan por una arquitectura muy sencilla que combina bajareque y paredes de cañas. En su interior se han encontrado vasijas, piedras de moler, herramientas líticas e incluso restos de animales como ratones y un pato. La Estructura 9 es un baño de vapor y seguramente la edificación más impresionante del sitio, ya que es uno de los mejores conservados en Mesoamérica. Se compone de muros gruesos de barro, bancas interiores y un techo en forma de domo, el cual posiblemente estuvo a su vez cubierto por un techo de paja. Otro aspecto relevante es la presencia de un agujero que pudo funcionar para controlar y regular la temperatura en el interior.

La Estructura 11 es una cocina de planta circular que tuvo paredes de caña y un fogón formado por tres piedras en su piso. La interpretación se apoyó por la presencia de ollas y otras vasijas para cocinar y almacenar alimentos, así como una piedra de moler y restos de tecomates. La Estructura 12 se caracteriza por contar con una plataforma basal y dos cuartos con decoraciones en forma de ventanas de celosías y restos de pintura mural. Ha sido interpretada como la residencia de un chamán. Los restos orgánicos han permitido identificar una amplia variedad de plantas de consumo: maíz, frijol, yuca, calabazas, chile, malanga, algodón, maguey, achiote, jocote, guayaba y cacao. En general, todos los datos de Joya de Cerén han proporcionado lo más cercano que se tiene al entendimiento de la población rural que habitaba el Valle de Zapotitán en el período Clásico Tardío.

Entonces se manifestó con claridad, mientras meditaban, que cuando amaneciera debía aparecer el hombre.

Popol-Vuh